ATAN

El Puerto de Granadilla y las "demagogias ecologistas"

La polémica que ha desatado en la sociedad tinerfeña el proyecto de un gran puerto en la costa de Granadilla ha desencadenado, como era previsible una gran polémica. El debate, como es habitual por estos pagos, recurre más a las descalificaciones del contrario que réplicas razonadas a los argumentos que justifiquen el si o el no a la nueva infraestructura de la isla. Se ha convertido en un lugar común entre los partidarios tachar a sus oponentes por catastrofistas responsabilizándolos de intentar frenar el "progreso" de Tenerife.

Un ejemplo claro lo constituye el artículo de Juan Antonio Núñez publicado el domingo 18 en DIARIO DE AVISOS. Acusa de emplear argumento demagógicos a las personas que actúan, de acuerdo con establecido en la Constitución y el estatuto de autonomía al plantear una iniciativa legislativa popular, una forma de participación libre y democrática de los ciudadanos. Por si esto fuera poco, ridiculiza esta manera de actuar en la vida democrática amparada por las leyes. Pero esto no supone ningún argumento a su favor, sólo es la expresión de la desconfianza que todavía mantienen muchos en la democracia participativa prevista en nuestro estado de derecho.

Niega el impacto ambiental de la obra, no con argumentos, sino reduciendo a la caricatura los del contrario y tildándolos de apocalípticos. Pero este recurso retórico no invalida, como es lógico, los estudios científicos y las opiniones de los expertos sobre el impacto ambiental que supone el futuro puerto: la desaparición de los ecosistemas asociados a los cebadales, la interrupción del flujo de arenas hacia el Médano y la consiguiente desaparición de una playa y de un sistema dunar únicos en Tenerife. Las obras alterarían irreversiblemente una amplia franja de litoral y dejarían sin hábitat a especies en peligro de extinción. Estos son los hechos y la realidad no cambia aunque la califiquen de apocalíptica o la desvirtúen con la exageración.

Nadie discute que la costa de Granadilla es la que ofrece mejores condiciones para construir un gran puerto, no es un descubrimiento de ninguna empresa griega, es algo evidente, pero eso no es el objeto de la discusión. Lo que se debate es si el nuevo puerto resulta adecuado para el desarrollo del bienestar de la sociedad tinerfeña, si se justifican los costes ambientales y económicos.

Los razonamiento de los "ecologistas" son solo piedras que ponen en el camino del progreso y el desarrollo. Se centran en datos de tipo económico (aunque nunca incluyen los costos ambientales) que tienen como objetivo en el crecimiento del PIB, no la calidad de vida de los que vivimos en la isla.

Como reconoce el propio articulista, el nuevo puerto no se justifica por el incremento del tráfico en el puerto de Santa Cruz y las necesidades de la economía insular; se hace para que Tenerife no se quede con lo que consideran un gran negocio que corre el peligro de quedarse en Las Palmas. ¿Cuál es ese gran negocio? Servir de puerto intercambiador de contenedores en competencia, no solo con el de Las Palmas, sino con los puertos del África próxima. Ese servicio implica destruir una parte sustancial del litoral de la isla para ofrecerlo a las multinacionales del transporte a precios más baratos que los de la competencia. ¿Eso es desarrollo? ¿Así se crea riqueza para Tenerife? ¿Vale eso más que el negocio y la imagen de El Médano? El puerto de Santa Cruz de está muy lejos de estar saturado en relación a las necesidades de la isla. Aunque es si cierto que ( afortunadamente) no sirve como gran aparcamiento de contenedores. Actividad que sólo dejaría en la isla un ínfima cantidad de dinero si lo comparamos con el turismo o la agricultura.

Que se haga una pista innecesaria en el Aeropuerto Reina Sofía, (el tráfico hace dos años que disminuye como consecuencia del aumento registrado en el de Los Rodeos) para extraer piedras para los rellenos del puerto no les merece ningún comentario. Que se destinen millones de euros a una obra que los hechos no justifican, máxime si tenemos en cuenta que el parlamento canario aprobó una moratoria turística para evitar el incremento de plazas turísticas algo que, lógicamente, deja sin sentido duplicar la capacidad del Aeropuerto Reina Sofía.

Es una falacia inadmisible afirmar que los más de 50.000 firmantes de la iniciativa legislativa popular estaban engañados por los demagógicos "ecologistas". Tampoco resulta aceptable que estos asuntos no sean objetos del debate público con datos y argumentos y que, por el contrario, se recurra a las descalificaciones a los defensores del patrimonio natural como hace el señor Núñez.

Eustaquio Villalba Moreno.
Portavoz de ATAN

27 Abril 2004


Granadilla


Montaña Pelada

Puerto de Granadilla

- Página principal del puerto de Granadilla. Pulse aquí si desea ver fotos, mapas, folletos, artículos, leyes y cualquier otra información sobre el proyecto del Puerto de Granadilla


Ir a...