ATAN

Olor a franquismo

Los acontecimientos alrededor de la polémica del proyecto del puerto de Granadilla y, sobre todo, el comportamiento de la mayoría de los medios de comunicación sociales de Tenerife me han hecho recordar un tiempo que me parecía olvidado, enterrado, defenestrado en el armario del horror de nuestra historia. Todo sigue oliendo a franquismo y ya lo dijo claramente Juan Cruz en una de las muchas concentraciones de los colectivos contrarios a esta obra, en la costa de El Médano, hace unos meses. "Canarias sigue sufriendo métodos franquistas. Los medios están manipulando la información y los colectivos se están encontrando con una barrera infranqueable, inconstitucional, dictatorial", manifestó entre otras cosas el periodista y escritor tinerfeño, megáfono en mano.

Yo viví la etapa final de la dictadura en las Islas. Fui torturado por el famoso Matute, ya fallecido; tuve que enviar a los contactos en los medios informativos (en aquel entonces era gente comprometida; ahora me cuesta creer en qué se han convertido muchos de ellos) infinidad de textos en clave para promocionar nuestras movilizaciones. Fui perseguido, mi esposa fue humillada e insultada... Y siempre los medios de comunicación callaron, desinformaron, manipularon, engañaron a una sociedad de la que emanaba su verdadero poder. Hoy parece que las cosas no han cambiado y la censura, en este caso, es tan evidente como en el franquismo.

Conozco la historia porque me he informado, porque he hecho lo que tantos otros no han hecho: acercarme a las asambleas de los colectivos, hablar con ellos, tratar de entender qué es lo que reclaman y comprobar por mí mismo si tienen o no razón. Me he encontrado con catedráticos universitarios, con profesionales de reconocido prestigio, con artistas, con amas de casa, con pescadores, con estudiantes, muchos jóvenes con ganas de participar en nuestra sociedad... Me he encontrado con gente, en definitiva, de toda procedencia, unida por la indignación de un nuevo ataque de una clase empresarial apoyada totalmente por unas instancias políticas que no son más que sus representantes en las instituciones democráticas o que son parte de esa clase empresarial a la que le importa un pimiento el medio ambiente, la salud, la justicia social o las tortugas bobas. En estos colectivos sociales he visto criterio, honradez y trabajo, y ellos me han facilitado informes contundentes y escondidos, contrarios al puerto, obviados por las administraciones, así como vídeos y otros tantos documentos que desmontan las tesis de la Autoridad Portuaria. He visto, en definitiva, una gran actividad bajo la certeza de que el puerto de Granadilla va a suponer un golpe mortal a nuestro ya degradado medio ambiente. Como en el franquismo, la mayoría de los medios de comunicación han pasado bastante de la cantidad de actos, informes, conferencias y demás iniciativas de estos colectivos, que se organizaron para explicar bien la postura a la ciudadanía. Pero, no sólo no han comunicado estas opiniones (sesgando totalmente la realidad), sino que se ha insultado y vejado a personas que merecen todos los respetos, que han hecho un servicio muy grande a esta sociedad. Se les ha ninguneado, tildado de hippies y bolcheviques, de ignorantes y mentirosos, de espías de Gran Canaria y otra serie de improperios más propios de un loco, de un estudio psiquiátrico, que de un medio informativo con gente mínimamente inteligente que vive en democracia en pleno siglo XXI.

Lo sé porque conozco a mucha gente de las diferentes comisiones de Asamblea por Tenerife y porque he estado en algunas de las iniciativas. Ni una línea en los periódicos, ni una imagen en las televisiones... Como si no existieran, como si el derecho a una información libre y responsable fuera de otro mundo, con un descaro que debería causar vergüenza a más de uno. Además, ellos saben lo que están haciendo y reciben las tremendas presiones directamente. Ellos mismos lo dicen cuando los compañeros de Asamblea por Tenerife llaman para pedir explicaciones: "Es que no podemos poner imágenes y hablar contra el puerto. Estamos cansados de tanta presión. Lo sentimos mucho pero es así", manifestó hace pocos días a un miembro de Asamblea por Tenerife el jefe de informativos de una de las cadenas de televisión. El colmo ha llegado en las últimas fechas. He aquí algunos hechos llamativos que hacen pensar que los defensores del puerto de Granadilla tienen miedo a la movilización social, a la democracia al fin y al cabo, y ocultan mentiras e intereses personales y particulares:

Más de 180 artistas de Canarias se unieron en una iniciativa cultural contra el proyecto del puerto de Granadilla. Donaron sus obras, algunas de gran valor, y las expusieron para su venta en el Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz. No se recuerda en los últimos años una iniciativa de este tipo, PERO NO TUVO APENAS ECO EN LOS MEDIOS INFORMATIVOS.

Recientemente se convocó una rueda de prensa para anunciar la manifestación del 27 de noviembre. Estaban entre otros Luis Fumero, ex alcalde de Vilaflor, y Aguilera Klink, profesor universitario de Economía Aplicada y reciente premio nacional de Medio Ambiente. FUERON DOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

El pasado sábado se convocó otra rueda de prensa con imágenes de los fondos de Granadilla en las que se demostraba, en contra de las falsedades de la Autoridad Portuaria, que hay sebadales ya no sólo donde se va a hacer el puerto, sino mucho más allá, a un lado y otro, unos sebadales que no reconocen los informes oficiales favorables al puerto. SÓLO FUERON CINCO PERIODISTAS Y LO MÁS INCREÍBLE ES QUE LA TELEVISIÓN CANARIA DEDICÓ 40 SEGUNDOS AL ACTO Y DIJO QUE SE HABÍA PRESENTADO UN VÍDEO PERO NO EMITIERON LAS IMÁGENES. MUCHOS DE NOSOTROS NOS QUEDAMOS ESTUPEFACTOS.

El pasado sábado, Televisión Española en Canarias emitía un reportaje sobre el puerto de Granadilla. DE LOS CIENTOS DE PERSONAS QUE TRABAJAN EN LOS COLECTIVOS SOLO FUE ENTREVISTADA UNA, POR NUEVE DE LAS PERSONAS QUE DEFIENDEN LA INSTALACIÓN. EN ESE DOCUMENTAL, NO SE HABLABA DE LA INICIATIVA LEGISLATIVA POPULAR CONTRA ESTA OBRA, LA ILP MAS IMPORTANTE DE LA HISTORIA DE CANARIAS (56.000 firmas), NI DE LA CANTIDAD DE INICIATIVAS QUE SE HABÍAN LLEVADO A CABO CONTRA EL PUERTO. ENCIMA, LA ÚNICA MOVILIZACIÓN QUE TUVO CABIDA EN EL REPORTAJE FUE UNA DE LAS CIENTOS, EN LA QUE SÓLO HABÍA CINCO DIRIGENTES, CUANDO HA HABIDO MOVILIZACIONES QUE HAN AGLUTINADO A MILES DE PERSONAS. MÁS FRUSTRACIÓN. MÁS MANIPULACIÓN.

Los medios, encima, se permitieron el lujo de asegurar hace dos semanas que los sindicatos apoyaban el puerto de Granadilla, después de una reunión en la que en verdad no se pronunciaron en este sentido e incluso aclararon muy bien que lo harían en los siguientes días. Los medios dijeron que los sindicatos estaban a favor del puerto, pero con los días los principales sindicatos (CCOO, UGT e Intersindical) han manifestado su apoyo a la manifestación del próximo 27 y su postura en contra del puerto de Granadilla. ¿VAN A RECTIFICAR LOS MEDIOS? ¿NO SIENTEN EL MÍNIMO PUDOR ANTE TANTA MENTIRA?

Y así podríamos seguir en una larga lista de atropellos a la verdad y a la libertad de expresión. Si no, miren el tremendo hueco que llevan los medios cuando el acto es organizado por los que están a favor de la infraestructura.

La situación es peligrosa. Los métodos apestan a franquismo y fascismo. La contestación y el debate dentro de los medios ha sido nula. Los medios no han sabido responder con ética profesional al ataque y la presión de los grupos dirigentes, que han usado todo tipo de artimañas. Y yo le pregunto a los responsables de los medios y a sus profesionales: ¿No tienen vergüenza? ¿No han leído la Constitución, en lo que respecta al derecho a la libre información? ¿Tienen también miedo a la democracia, a una democracia participativa? ¿Estamos en democracia o, como decía uno de los editores de la Televisión Canaria, en una "dictadura bananera lamentable"? ¿En verdad no se sienten podridos?

Lo peor es que en esta campaña de tergiversación descarada, que mucha gente está observando con gran desasosiego y preocupación, están participando medios de comunicación públicos que cobran gracias, entre otras cosas, al dinero que ponemos ciudadanos como yo, que merezco un respeto. QUE MEREZCO DIGNIDAD.

Pido reflexión, una profunda autocrítica si queremos avanzar, que se rompa el miedo a la crítica, que se acabe con el cerco de la manipulación de una clase social minoritaria a la que sólo le interesa su bolsillo. El debate es más amplio y debe ir al fondo de la cuestión: ¿Qué desarrollo queremos? ¿Construir puertos y carreteras, destruir nuestros pocos espacios vírgenes, es el progreso de todos, o el de unos cuantos?

Vivo frustrado estos tiempos. Pensé que la dictadura había acabado. Pero observo preocupado que seguimos en lo mismo y que ni siquiera los intelectuales son capaces de decir en sus artículos lo que gritan en los actos sociales. La única diferencia es que antes los dictadores iban con uniforme caqui y fusil; ahora van con corbata, dinero y micrófonos. ¿Y el derecho a una información libre? ¿Y los derechos democráticos de participación ciudadana? ¿Y la democracia? ¿Ustedes la han visto? Yo, últimamente no. Y no parece que haya mucha gente que se alarme.

Narciso Gámez, Santa Cruz de Tenerife

13 Noviembre 2004


Granadilla

Puerto de Granadilla

- Página principal del puerto de Granadilla. Pulse aquí si desea ver fotos, mapas, folletos, artículos, leyes y cualquier otra información sobre el proyecto del Puerto de Granadilla

Ir a...