ATAN

La Segunda Torre de la Refinería, igual de insegura que la primera

El 28 de Octubre pasado, El Día y la Opinión de Tenerife, publicaron un artículo en los que el arquitecto de la segunda torre de Santa Cruz dice que es "el edificio más seguro de Canarias". Ayer, domingo 6 de Noviembre, La Opinión resalta otra vez la seguridad de este edificio, con una insistencia que empieza a ser sospechosa. Por supuesto, discrepamos de dicha seguridad, y creemos que, cualquier persona con un mínimo de inteligencia, se dará cuenta de que la inseguridad del edificio no depende del mismo, sino de la cercanía a la refinería.

Torre II
Estado actual de las obras de la Torre II.

En el artículo se nombra la existencia de dispositivos especiales contra incendios, así como de dos escaleras de emergencias. Siempre se hace referencia a supuestos fuegos producidos dentro del propio edificio, pero, ¿se tiene en cuenta qué pasaría si el fuego viniese desde el exterior?

Si suponemos una gran explosión en la refinería, en un lugar como la estación de llenado de cisternas, que se encuentra muy cerca de esta torre (y de la otra), ¿estará preparado el edificio a tal percance? ¿Resistirá su estructura o sus ventanas a una nube ardiente como las explosiones de hace unos años en Tarragona o en México?

No se puede pretender que un edificio sea seguro si, por su ubicación, ya es inseguro, incluso, moverse por sus alrededores. La mejor seguridad para construir semejante mamotreto es hacerlo lejos de la refinería.

humo negro
Humo de la refinería alcanzando a la Torre I.

En cualquier caso, una persona que pretenda comprar un piso en ese edificio tendrá que enfrentarse a problemas cotidianos menos serios pero no menos significativos para la calidad de vida que lo que supondría un accidente grave en la refinería: el olor de las chimeneas de dicha industria, la contaminación directa (posibilidades de contraer cáncer a medio plazo), el viento terrible, y el calor en las fachadas oriental y occidental del edificio. Demasiados problemas para pisos que cuestan hasta 300.000 Euros.

También el barrio más inseguro de Santa Cruz, Cabo Llanos, tendrá que sufrir 1000 vecinos más, sin aparcamientos suficientes, ni medios de transporte público adecuados, ni zonas verdes. Todo un lujo.

Pero parece que los ciudadanos de Santa Cruz no quieren hacerle frente a la Refinería, y optan por evitar hablar del problema potencial que supone, o de la continua emisión de contaminantes. Así, vemos eufemismos como el nuevo centro Comercial Wehbe "La Salle", que podría llamarse mejor "Wehbe Refinería". O "Carrefour Meridiano", en lugar de "Carrefour Refinería". La parada de guaguas de la Refinería se llama "Manuel Hermoso Rojas", haciendo referencia a la inútil avenida del mismo nombre (ver artículo al respecto), que sería más lógico que se llamara "Avenida de la Refinería" o "Avenida de Cepsa". Cuando queremos explicarle a alguien dónde está el Recinto Ferial, el Parque Marítimo o el auditorio, no decimos "Junto a la Refinería", que es lo correcto, etc.

6 Noviembre 2005


Santa Cruz

Urbanismo

Más información sobre las barbaridades urbanísticas de Canarias.

Ir a...