ATAN, 40 AÑOS DENUNCIANDO EL PROBLEMA DE LAS ESPECIES EXÓTICAS

En 1977, hace cuarenta años, la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN) promovió un manifiesto que llamó de primavera por la estación en la que se publicó y, sobre todo, porque así reflejaba mejor las ilusiones de una sociedad que acababa de dejar atrás el largo invierno de la dictadura franquista. Presentaron el escrito, además del entonces Presidente de ATAN, el periodista Gilberto Alemán, el Rector de la Universidad de La Laguna Antonio Bethencourt Masieu, el Decano  del colegio de Doctores y Licenciados Leoncio Afonso, el Director del Centro Nacional de Investigación y Desarrollo Agrario Pedro Elejabeitia, José A. Dominguez Anadón Decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Canarias, el Director del Instituto de Edafología y Biología Aplicada del C.S.I.C. Enrique Fernández Caldas, los profesores de la Universidad Telesforo Bravo, Juan José Bacallado, Ignacio Barandiarán, Enrique Burriel, Ciro Casanova y el conservador del Museo Insular de Ciencias Naturales José María Fernández.

El manifiesto de marzo de 1977 recogía en su introducción la nueva realidad del país, la democracia se habría paso y los ciudadanos reclamábamos nuestros derechos y, entre ellos, la conservación del patrimonio natural y cultural, el derecho a un medio ambiente sano y por eso decía: “Por todo ello y teniendo en cuenta que en las Islas los recursos naturales se ven afectados por un alto índice de crecimiento demográfico y que en un futuro inmediato habrá una participación mayoritaria de sus habitantes en el hacer político, los abajo firmantes hacen público los siguientes principios comunes a una correcta administración y gestión de los recursos naturales, para que, tomando conciencia de ellos los individuos, las Corporaciones Locales, los Partidos Políticos y las diferentes entidades, eviten el empobrecimiento en todos los órdenes de nuestras Islas, suscriban o presenten una alternativa o programa que desarrollen los principios que en este MANIFIESTO DE PRIMAVERA se expresan.” Releerlo cuatro décadas más tarde sorprende, sus propuestas no han perdido vigencia, por el contrario algunas no solo no se han conseguido sino que, por el contrario, la situación es mucho peor ahora como puede comprobar el lector si pincha aquí. Uno de los puntos de este manifiesto hacía referencia a un tema que, al leerlo cuarenta años después, deja claro que ATAN y amplios sectores de la sociedad eran conscientes del grave problema que supone la llegada y la expansión de especies exóticas y, por otro lado, que los responsables de las administraciones han ignorado el problema. Esto es lo que decía el Manifiesto: “La introducción no controlada de especies exóticas y el inadecuado control fitosanitario y de plaguicidas son gravísimos peligros para los ecosistemas insulares, incluyendo la propia población humana de las islas. Una política adecuada de actuación en este campo es una urgente necesidad, eliminando aquellas especies que hayan mostrado un alto grado de agresividad para las nativas.” Desgraciadamente las consecuencias han sido nefastas para la salud, el medio ambiente y para la agricultura con la llegada de plagas que destruyen cosechas enteras.

En ATAN nunca hemos olvidado, por el contrario, durante nuestro casi medio siglo de existencia la lucha contra las especies exóticas no se ha quedado en la mera denuncia, nuestra labor divulgativa ha sido constante. Y, frente a los que dicen que ya no se puede hacer nada, que ya es imposible erradicar algunas de estas especies invasoras, Atan, junto a otras asociaciones como Abeque, Desaplatánate, Asociación Empapate, los grupos scouts, los voluntarios de Isla CreActiva,Colectivo Aguere, Quaerend, con muchos más voluntarios y poco dinero estamos celebrando un éxito en la campaña contra la especie invasora conocida como rabo de gato, una de las caras más visibles del enorme daño que están haciendo el descontrol de especies exóticas a nuestro patrimonio natural, a la agricultura y a la salud.

En el barranco del Río en Anaga la vegetación endémica había sido sustituida por una única especie invasora, el rabo de gato, transformando radicalmente su paisaje, pero los conservacionistas asumimos el reto de demostrar que la situación es reversible, siempre que la sociedad tomara conciencia de la gravedad del problema y las administraciones públicas asumieran su lucha como una prioridad. Basta ver las fotos del antes y el después y ver la maravillosa recuperación de las especies canarias y el paisaje renaciendo con su antigua fisonomía. Como escribió un socio en nuestro facebook “La destrucción de la naturaleza se puede revertir y puede ser un reto para trabajar juntos. Y que los que quieren luchar por el medioambiente no son los que dicen “no a todo”, sino los que se preocupan de que nuestros hijos y nietos tengan la oportunidad de pasear por Anaga y ver los tajinastes blancos en flor.”

ANTES

DESPUÉS

 

SE ADJUNTA PDF DEL "MANIFIESTO DE PRIMAVERA" de 1977

ATAN Marzo 2017

 

Origen: 
Artículo de Atan
AdjuntoTamaño
MANIFIESTO CANARIO DE PRIMAVERA 1977.pdf66.66 KB
Su voto: Ningun Promedio: 5 (1 vote)